Comentarios sobre el Catechismo christiano. III

978-84-7914-408-1
CASTELLANO
762
230cm
140cm
MAIOR

sta obra sale a la luz con más de cuatrocientos años de retraso. Tiene mucho que ver con otra de igual título editada en Amberes en 1558, cuyo autor, un dominico navarro, acababa de ser nombrado arzobispo de Toledo. El libro se había escrito precipitadamente, por encargo del Sínodo inglés de Londres (1555), en Inglaterra y para Inglaterra. Y se hizo en la lengua vulgar, pues tenía como finalidad contener la creciente avalancha protestante e iluminar las mentes desconcertadas. Visto desde España, el libro resultó sospechoso de protestantismo. Examinado con lupa —y no sin mala intención—, se convirtió en un pozo de errores. Muchos obispos y teólogos lo leyeron, no encontrando en él nada herético. La Inquisición intervino y se pronunció negativamente. Carranza se mostró dispuesto a corregirlo y a elaborar una edición nueva. Pero se estreðlló contra un muro de silencio. La respuesta fue su apresamiento y el inicio de un proceso que duró diecisiete años.