El rapto del cisne

Ficcion moderna y contemporanea
978-84-16517-97-8
CASTELLANO
672
230cm
150cm
NARRATIVA
26,00 €

«De lectura obligatoria para los amantes de la ficción histórica,áEl rapto del cisne ofrece la misma meticulosa investigaciónáhistórica y la misma estructura que convirtió La historiadoraáen una obra de arte.»

Associated Press

Cuando Robert Oliver, un renombrado pintor, intenta destruir un cuadroáexhibido en la Galería Nacional de Arte, la única explicación que ofrece, antesáde sumirse en un silencio insondable, es tan enigmática como incompleta: «Loáhice por ella».

Pero. ¿quién es ella?

El psiquiatra Andrew Marlow, convencido de que es capaz de hacer hablar hastaáa una piedra, no consigue sacarle nada a su misterioso paciente. Impulsado poráuna curiosidad profesional que poco a poco va convirtiéndose en una irresistibleáobsesión, Marlow se embarca en una incesante búsqueda de respuestas que loálleva a investigar a las mujeres de la vida de Oliver y a internarse en los perturbadosápaisajes de la mente del pintor.

Hasta que unas cartas de amor de más de un siglo de antigüedad le hacen descubriráuna historia oculta de dramáticas traiciones y pasiones secretas que habíanátenido lugar en la Francia de finales del siglo xix, una tragedia en el núcleo deláimpresionismo francés que tal vez contenga la clave del misterio de Oliver.

Una historia suntuosa y magistralmente construida que llevaáal lector en un viaje a través de los siglos desde la costaáde Normandía hasta los Estados Unidos, y desde el primer amoráhasta el último, conjurando un mundo que nos habla de obsesiones,áde amores imposibles, de la fragilidad del ser humano y de la fuerzaádel arte para trascender en el tiempo.

«La nueva novela de Kostovaáes tan provocativa y fascinante comoáLa historiadora

Chicago Tribune

«Kostova usa las palabras comoáun pintor sus pinturas.»

Dallas Morning News

«Una narración fascinante.áLos fans de La historiadora noáquedarán desilusionados.»

Denver Post

«Un magnífico y bellísimo relatoáde arte y amor, y la obsesiónáque estos despiertan.»

Seattle Times